Inicio » Turismofobia, la amenaza mundial
Editorial

Turismofobia, la amenaza mundial

EDITORIAL NITU.mx

Por Arturo Medina Galindo

En muchos foros especializados en turismo, nos hemos topado con la sorpresa de que hay destinos que están apostando a la desaceleración como medio para sobrevivir. Y no es que no quieran recibir visitantes, al contrario, destinos como Barcelona o Venecia perderían una gran parte de su economía si así fuera, sin embargo, si continua el actual crecimiento, llegará un momento en el que la experiencia de los visitantes no sea grata y así perderían el interés de los viajeros.

El sobreturismo pone en peligro a edificios históricos importantes, exige al máximo las infraestructuras y perjudica la experiencia, tanto de viajeros como de residentes. La turismofobia es cada vez más frecuente, especialmente en destinos europeos donde los visitantes se agolpan en los mismos lugares al mismo tiempo. 

La fuente de Trevi en Roma, en donde resulta imposible contemplarla en clama por el barullo, mucho menos tomarse un foto del recuerdo sin que haya “colados”, el Museo de Louvre en París, si bien te va, verás la Gioconda de Leonardo Da Vinci, por arriba de la cabeza de quienes se apostaron frente a ti, o esperas 30 o 40 minutos para llegar al frente en donde te detiene una barrera que hace que solo puedas ver al pequeño cuadro de la Mona Lisa a 5 o 6 metros de distancia, en Barcelona la Basílica de la Sagrada Familia de interminables filas, o en México en los canales de Xochimilco, que apenas y se distingue el agua de los canales por la cantidad de trajineras. (Pronostican desaceleración del turismo a nivel mundial).

Otro ejemplo de la saturación de los destinos la vivimos en México, particularmente en la península de Yucatán, en donde actualmente no está permitido subir al Castillo de Kukulcán, principal edificio de la zona arqueológica de Chichen Itzá, cuando en otras épocas era uno de los atractivos de visitar el lugar. 

La razón es obvia, tantas personas subiendo y bajando estaban dañando a una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo, el desgaste era evidente por lo que los arqueólogos se vieron en la necesidad de restringir este privilegio.

Ejemplo serían también algunos parques temáticos que se saturan en temporada alta disminuyendo la aprobación de los visitantes, por ello se busca crear nuevas experiencias en lugares diferentes. 

El turismo se ha convertido en una de las opciones más viables para impulsar las economías en diferentes zonas del planeta, en México por ejemplo ha escalado hasta superar el 7% del Producto Interno Bruto, pero en estados netamente turísticos como Quintana Roo, el PIB llega a números sorprendentes, como lo es el registrado en 2017 del 85%. 

Según cifras del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) el sector turismo tuvo un mejor rendimiento que la economía global por séptimo año consecutivo, creciendo un 4,6% frente al 3% de todas las demás industrias.

El WTTC prevé un crecimiento del 4% para 2018 como resultado de la subida del precio del petróleo y de las tarifas aéreas, además de las expectativas de aumento de los tipos de interés en países como Estados Unidos y Gran Bretaña, mantiene intactas sus previsiones para el largo plazo con un crecimiento anual medio del 3,8% en la próxima década. 

Para entonces, espera que el sector emplee a 400 millones de personas en todo el mundo, es decir, uno de cada nueve puestos de trabajo.

El turismo tiene tres factores que lo han impulsado como industria preponderante en todo el mundo, el primero es la tremenda explosión demográfica, cada vez son más personas las que pueden darse el lujo y el gusto de viajar; cada vez existe mayor conectividad aérea, que acerca a los países y la cantidad de oferta hace que los precios sean mas accesibles en muchos casos; por último la tecnología que ha facilitado la forma de comprar y viajar.

Hoy en día, difícilmente existe la persona que no utilice la tecnología en cualquier viaje que realice por pequeño que sea, desde los mapas de guía automática como el Waze o el Google Maps, o para postear fotos en las redes sociales, hasta casos extremos en donde todo es con tecnología, desde la compra de los boletos de avión, hoteles u hospedaje, tours y paseos; todo comprado, analizado y planeado desde incluso, un teléfono móvil.

Hoy la tecnología evoluciona a un ritmo que nadie hubiera podido imaginar, y menos si hablamos de turismo, sin embargo, los empresarios en México no quieren soltar lo que tienen, ni compartir el auge con otros, por lo que ven con malos ojos la llegada de nuevas opciones que representan competencia. 

Hace muchos años fueron las agencias de viaje, quién no recuerda las llamadas desesperadas a los agentes, pidiendo un vuelo para mañana, el mensajero llegaba a tu casa u oficina con tu boucher de la línea aérea con la calca en rojo. Hoy eso es anécdota, las “OTA´s” (On Line Travel Agency”) te sirven todo en bandeja, y las facilidades para pagar acercan el destino, quizá sea por el ejemplo de la desaparición de las agencias que muchos temen lo peor. 

Hoy los hoteleros ven con “temor” lo que los millenials han adoptado como suyo, que es el viajar y hospedarse en cuartos, departamentos y casas en renta, a través de plataformas sólidas y de reconocido prestigio como Airbnb, argumentan competencia desleal, y en esto debo dar un punto a los hoteleros, si haces negocio y obtienes ganancias hay que pagar impuestos, ¿o no? En este caso hay que separar a quienes siguen trabajando la economía colaborativa, es decir tengo un cuarto que me sobra en casa, y lo rento a los viajeros. Esto evolucionó a tengo una casa o departamento, y lo subo a la plataforma, hoy edificios completos de un solo dueño tiene departamentos en oferta en las plataformas, operan como hotel, pero no pagan impuestos, sin duda no hay que llegar a los extremos.

En Cancún, UBER, medio de transporte habitual en la mayoría de los estadounidenses que nos visitan, fue “reventado” por la presión y agresión de los sindicatos de taxistas, que siguen operando el gran monopolio del transporte de alquiler. 

México debe evolucionar, ya tiene destinos con “sobreturismo” y hay que aumentar la oferta de atractivos, para no saturar los que ya existen, las aplicaciones facilitan el arribo de turismo, y la delincuencia es tal vez el más importante que hay que tomar en cuenta, si no se controla, todo lo anterior, lo puede borrar de un plumazo.

Acerca del Autor

Arturo Medina

Director NITU.mx, Egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Periodista y analista especializado en turismo desde hace 35 años, radicado en Cancún Q.Roo.
arturo@nitu.mx

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar