Inicio » Singapur va por viajes con biometría y sin pasaportes físicos
Singaupur
Internacional

Singapur va por viajes con biometría y sin pasaportes físicos

Singapur anunció sus planes para implementar la biometría de extremo a extremo en su aeropuerto de Changi, al permitir a los viajeros registrarse en vuelos, dejar maletas y atravesar la aduana sin necesidad de mostrar un pasaporte físico. 
 
Este proyecto tiene como objetivo agilizar el proceso de tráfico de pasajeros en el aeropuerto y se espera que la primera fase se introduzca en este 2024, con planes de expansión para autorizar en los próximos años llegadas internacionales, sin pasaporte físico, mediante el reconocimiento facial.
 
Aunque los usuarios seguirán requiriendo de un pasaporte, la tecnología de reconocimiento facial comparará la identidad del pasajero con la información del documento, almacenada durante la solicitud de la Autorización Electrónica de Viaje. 

Esta autorización será necesaria incluso para aquellos que no requieran visa. Además, la tecnología rastreará la duración de la estancia, asegurándose de que cumplan con las leyes de inmigración y evitando exceder el límite de días permitidos.

Sin embargo, expertos de Reino Unido, con más experiencia en biométricos, ya comienzan a analizar los riesgos que esto puede implicar.

El director general de la Fuerza Fronteriza del Reino Unido, Phil Douglas, destacó que este enfoque permitirá obtener más información sobre los viajeros, incluyendo su historial de visitas al país y registros de seguridad. 

Aunque en UK se espera probar el sistema en 2024, en algunos aeropuertos seleccionados, las autoridades precisaron que se deben abordar cuestiones relacionadas con la privacidad y la seguridad antes de su introducción a gran escala. 

A pesar de los beneficios potenciales, algunos expertos advierten sobre riesgos asociados con la digitalización extrema y la biometría de por vida. (Presenta Mara Lezama filtros migratorios automatizados),
 
“No podemos cambiar nuestra biometría sin medidas extremas, como quemar nuestras huellas dactilares o someternos a una cirugía de reconstrucción facial extrema”, dijo recientemente al Washington Post, Adam Schwartz, director principal de litigios de privacidad de la Electronic Frontier Foundation. “A diferencia de otros números que se pueden cambiar si somos víctimas de un fraude o algo así, tenemos nuestra biometría de por vida”.

Acerca del Autor

Redacción

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar