Inicio » Los números de la crisis Covid-19 en el Caribe Mexicano
Caribe mexicano trump amav
Caribe Mexicano COVID-19 CORONAVIRUS

Los números de la crisis Covid-19 en el Caribe Mexicano

En los últimas dos semanas la crisis mundial por el coronavirus Covid-19 se han cancelado vuelos que representaron que más de un millón 700 mil viajeros no hayan llegado a nuestros destinos turísticos, con lo que se dio al traste a una temporada que se auguraba muy buena, aseguró el gobernador Carlos Joaquín González.

Había muchas reservaciones, se estaban abriendo muchas oportunidades para seguir creciendo en empleos, generar desarrollo económico y mantenernos como parte activa del crecimiento de México, añadió.

En entrevista para el noticiero matutino Origen, indicó que, debido a eso, se diseñó un plan de apoyo alimentario para ayudar a las familias a salir delante, a la gente que ha perdido el empleo, que hoy no tiene ingresos o no ha podido salir a ganarse el pan.

Luego de señalar que a las familias quintanarroenses se les ha apoyado en todo lo posible, desde brindarle información, apoyo médico y exhortos a cuidarse y estar atentas a las medidas que se toman en cada municipio, dijo que la ayuda alimentaria es indispensable para salir adelante.

En primera instancia hicimos un plan de apoyo alimentario a quienes más lo necesitan, al que se sumaron las y los presidentes municipales, con quienes se trabaja en la planeación para llegar casa por casa y garantizar que se tendrá al menos lo básico para pasar esta situación con menos dificultades, apuntó. “Si tenemos que volver a hacerlo, lo volveremos a hacer”.

El Gobernador dijo que la entrega de despensas empezaría en una semana y explicó que a este programa se unieron agrupaciones, asociaciones civiles y bancos de alimentos y dijo que, a diferencia de un huracán, en el que puedes establecer comedores y espacios de abasto, en este caso no será así, por la necesidad de mantener la distancia.

Además, insistió en que “la epidemia nos pega a todos,” no distingue género ni estrato social y tiene diferentes fases, de tal forma que hoy en México hay estados en fase 2 y otros entrando a la 3, con la posibilidad de que la curva de crecimiento sea geométrica, aun cuando en el Estado no ha sido así, pues se mantiene en el escenario 1, de importación viral.

Se ha tenido cuidado en la búsqueda de casos, su encapsulamiento y en hallar a los contactos de los casos positivos. Hemos sido cuidadosos de tomar las decisiones que se tienen que tomar en el momento adecuado en cada municipio, por la forma como se vienen dando los casos, que no ha sido la misma en Benito Juárez, Othón P. Blanco o Cozumel.

Sin embargo, dijo que a veces es complicado llegar a todos los rincones con la información adecuada, de ahí que haya mucha gente que sigue en las calles y no respeta las medidas de cuidados y distanciamiento social recomendados.

El crecimiento de la epidemia en cada país se da precisamente en la falta de atención, de conciencia y de responsabilidad de cada uno para aplicar las medidas preventivas, las cuales pueden ser la diferencia entre un gran aumento de la enfermedad o su control, añadió. Es evidente que las fases epidemiológicas se van a dar porque la enfermedad es altamente contagiosa y la única manera de detenerla es que cada persona y familia actúen con conciencia clara, pensando en lo que significa y lo que se puede dar.

Es una enfermedad que no se siente, que no se ve, que no ha causado muchos muertos ni hay exceso de enfermos en los hospitales y eso genera exceso de confianza, pero no es verdad que esto le dé a unos y a otro no. La epidemia llega a todos, le pega a la comunidad entera, subrayó.

En ese sentido, recordó que en Quintana Roo empezó efectivamente en gente que tuvo oportunidad de salir de viaje y llegó con la enfermedad, pero se ha trabajado en su detección oportuna y la ubicación de sus contactos para evitar que la enfermedad se extienda.

Sin embargo, señaló que la simplicidad de las medidas preventivas dificulta su ejecución, sobre todo en algunas zonas de las ciudades y del propio estado, donde está latente la posibilidad de una extensión de la enfermedad, ya no como importación, sino como brote. “Es ahí donde se da la diferencia y donde podemos tener los problemas que no queremos tener”.

Tenemos que pensar que esta enfermedad le pega a todos y que hay grupos vulnerables que son los más afectados: adultos mayores, personas con enfermedades crónico-degenerativas o inmuno-depresivas, diabéticas e hipertensas, quienes son los más expuestos a pesar de que ya libran una lucha contra sus padecimientos, continuó.

Hoy tenemos una problemática que nos obliga a hacer un sacrificio, por eso a veces enoja mucho el ver a gente a la que no le cae el veinte, que no entiende que este sacrificio lo tenemos que hacer todos, afirmó.

También recordó que dos gobernadores, de Hidalgo y Tabasco, ya dieron positivo a la enfermedad porque el riesgo de contraerla crece cuando se tiene que trabajar y dijo que, en su caso, ha tratado de mantener distanciamiento, de hacer reuniones presenciales o hacerlas cuidando la distancia, etc.

Me preocupa mucho el personal de salud, que se ha manifestado por falta de equipo y herramientas, que ya se solicitaron, muchas han llegado y otras vienen en camino para cuidarlos y protegerlos porque ellos significan mucho para nosotros en este momento, igual para el personal de seguridad pública en momentos en que además se deben prevenir robos y saqueos, la Guardia Nacional y las fuerzas armadas, que también son parte fundamental de nuestra gente. (NotiCaribe)

Acerca del Autor

Redacción

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar