Inicio » Juan Llull de Hipotels fuerte ante afectación por quiebra de Thomas Cook y problemas en Riviera Maya
Juan Llull Hipotels
Hoteles Internacional

Juan Llull de Hipotels fuerte ante afectación por quiebra de Thomas Cook y problemas en Riviera Maya

 

Juan Llull dueño de la marca hotelera española, Hipotels afirma que podrá hacer frente a la compleja situación por el desplome de Thomas Cook y la inversión fallida de Riviera Maya, gracias al enorme patrimonio y las reservas de la compañía.

Juan Llull es muy conocido por haber forjado una importante cadena hotelera. Su compañía se llama Hipotels y suma una treintena de establecimientos distribuidos sobre todo por la isla que lo vio nacer (Mallorca) y por Cádiz. Llull es uno de los hoteleros más afectados por la quiebra de Thomas Cook con 20 millones de euros. A este empresario introvertido y nada mediático le ha llegado la tormenta perfecta en menos de doce meses.

Su particular tsunami financiero le ha sobrevenido por la compleja situación que atraviesa el destino mexicano y por el derrumbe del grupo británico. Juan Llull es el único hotelero de España que ha arremetido contra Peter Frankhauser, en el que centra todas las críticas. Hipotels es una empresa solvente a la que se le calcula unos 60 millones de euros de beneficios en el balance de 2018.

Hay quienes consideran que los registros son aún superiores. Lo cierto es que es una cadena con mucha liquidez, un imperio hotelero no muy conocido por la timidez y la austeridad de su presidente. En sus manifestaciones a la prensa isleña, Juan o Joan Llull —o Monget como se le conoce en su pueblo—no habla del “mal de ojo” que parece que le ha han echado a Hipotels en el último año.

Primero por coincidir la apertura de su hotel del Caribe con el grave problema que vive el destino y segundo por el desplome de TC (Hay que aprender de la quiebra de Thomas Cook: Alex Zozaya).

Un huracán perfecto al que podrá hacer frente por el enorme patrimonio y las reservas de la compañía. Hipotels puso a la venta este verano dos establecimientos de Cala Millor para hacer frente a la inversión de Riviera Maya; es decir, antes de que quebrara Thomas Cook. Una inversión fallida por el cúmulo de factores negativos que se cierne en estos momentos sobre Quintana Roo: enfrentamientos entre narcos, sargazo, exceso de camas, gobierno central populista, etcétera.

Llull, quien se aproxima a los 85 años de edad, es un luchador nato al que las autoridades de su tierra le han negado el esfuerzo y la visión empresarial que las de Cádiz sí han sabido reconocer.