Inicio » Mazatlán, batalla en sus playas: Entre la tradición musical y la calma turística
Mazatlan Tianguis turístico
Destinos

Mazatlán, batalla en sus playas: Entre la tradición musical y la calma turística

En Mazatlán, Sinaloa, se ha generado un intenso debate entre la comunidad hotelera y los músicos locales, tras las declaraciones de Ernesto “Neto” Coppel Kelly, prominente figura del sector turístico y fundador del Grupo Pueblo Bonito. Coppel Kelly ha expresado su preocupación por la disminución en la afluencia de turistas “americanos”, quienes, según afirma, buscan evitar el “relajo” en las playas y la imposibilidad de descansar debido a las constantes actuaciones de bandas sinaloenses en estos espacios públicos.

“La playa es tierra de nadie, tocan a la hora que se les da la gana, unos bien, otros mal, pero son un escándalo”, lamenta Coppel en una entrevista para Aristegui En Vivo, reflejando el sentir de un sector del turismo que se ve afectado negativamente por el ruido generado por estas actuaciones improvisadas. La situación ha escalado hasta el punto de que los hoteleros, según el empresario, no buscan prohibir completamente las actuaciones, sino más bien regularlas para garantizar tanto el entretenimiento como el descanso de los visitantes.

Este conflicto resalta la complejidad de armonizar las tradiciones culturales locales con las expectativas de los turistas. Las bandas sinaloenses, parte integral del paisaje cultural de Mazatlán, se enfrentan ahora al desafío de coexistir sin menoscabar la experiencia turística que busca ser, según los hoteleros, más familiar y tranquila.

Coppel Kelly también subraya las afectaciones más amplias que este desbalance genera en la economía local, argumentando que el turismo es un pilar fundamental para la región. “Estamos hablando de unas 12 mil personas, 3 mil familias, oye, más súmale los otros 40 mil empleados de los otros hoteles, estamos hablando de 60 mil personas que directamente trabajamos en hotelería”, enfatiza, señalando la vasta cantidad de personas cuyos medios de vida dependen del sector turístico.

La situación en Mazatlán es un reflejo de un dilema más grande que enfrentan muchos destinos turísticos: encontrar el equilibrio adecuado entre preservar la identidad cultural y satisfacer las necesidades de los visitantes. Mientras las discusiones continúan, la comunidad espera encontrar una solución que respete tanto la tradición musical de la región como la tranquilidad. (Mazatlán se prepara para su propio parque temático al estilo de Xcaret).

Acerca del Autor

Alejandra Moncisbays

Cursé la carrera de Periodismo y Comunicación en la Facultad de Estudios Profesionales Acatlán.
Vivo en Cancún desde hace 24 años. Fui reportera de La Tarde de Cancún, y Novedades de Quintana Roo, colaboré en TVCUN, edité Cancuníssimo y colaboré en las revistas Latitud21, entre otras, con principal enfoque en los sectores empresarial y turístico.
Desde hace varios años soy Agente de Seguros con cédula de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas. Actualmente, me desarrollo en los ámbitos del periodismo y el sector asegurador.

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar