Inicio » Endurecen interrogatorios para entrar a Estados Unidos por era Trump
viajar a estados unidos
Estados Unidos

Endurecen interrogatorios para entrar a Estados Unidos por era Trump

Aunque el turismo mexicano en los Estados Unidos representa el segundo mercado en arribo de viajeros, el cual supone ingresos por arriba de los 19 mil millones de dólares, la llegada de Donald Trump a la presidencia, hace tres semanas, supuso un importante cambio en los protocolos y procesos de llegada de México hacia aquel país.

Si bien la relación entre ambas naciones no empezó de la mejor manera, desde la campaña y ya una vez iniciada la nueva administración, el turismo es una industria lo suficientemente sólida para superar cualquier obstáculo proteccionista que se quiera implantar.

A pesar de una fuerte campaña por consumir lo nacional, y por ende, viajar más por los destinos mexicanos; y aunque el tipo de cambio ha implicado cambios en las agendas de los turistas, un gran número de connacionales mantienen su interés por visitar los diferentes atractivos que ofrece el vecino del norte.

Sin que se haya siquiera autorizado la construcción de un muro fronterizo, los viajeros que visiten Estados Unidos hoy en día, sentirán notables cambios respecto a la administración anterior. Para quienes tienen la suerte de contar con visa, podrán ahorrarse los nuevos trabas que la administración Trump impuso para obtenerla. (Se complican trámites de visa turística a Estados Unidos por políticas de Trump)

Otorgar este documento constará de filtros más complejos, además que los distintos Centros de Atención al Solicitante ya no cuentan con espacios para dejar artículos personales como teléfonos celulares, por lo que ya no podrán llevarlos o deberán dejarlos con un familiar.

La llegada a los diferentes aeropuertos de la Unión Americana, también implicará diferencias, algunas sutiles, como preguntas más rigurosas por los agente del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). Otras más complejas, contemplan un segundo interrogatorio, en donde el viajero es llevado a las oficinas migratorias, que hoy en día lucen más saturadas en comparación con lo que se veía hace unas semanas.

Lo que en otro tiempo suponía un trámite de rutina, hoy puede ser un complejo proceso que impida la entrada a los Estados Unidos. El motivo más insignificante pudiera convertirse en el pretexto perfecto para negar la entrada, aunque se cuenten con documentos en regla y no exista ninguna amenaza.

Revisiones cada vez más largas, de hasta media hora o más, y escenarios que rayan un poco en la exageración, en donde por ejemplo, algunos miembros de familias de turistas se les niega la entrada, mientras que a otros se les facilita, es parte de la nueva forma de dar la bienvenida a los viajeros mexicanos que quieren disfrutar de aquel país.