Inicio » Los cruceros se convierten en “centro de aislamiento” por el coronavirus
Navieras cruceros cozumel navieras
Destinos Internacional

Los cruceros se convierten en “centro de aislamiento” por el coronavirus

El brote de coronavirus originado en la ciudad china de Wuhan, además de mantener en vilo a la población mundial, ha golpeado de lleno al sector turístico, al ser los viajes una vía de propagación de la epidemia.

Tal es así, que China prohibió la venta de paquetes vacacionales, tanto a destinos nacionales como internacionales, a las agencias del país. También, diferentes aerolíneas suspendieron todas o parte de sus conexiones con el gigante asiático y los touroperadores ofrecieron la cancelación de reservas gratis, entre otros.

Dentro del sector turístico, la industria de cruceros es una de las que más ha sufrido el impacto de la crisis del coronavirus. Cabe destacar que muchas líneas de cruceros decidieron cancelar algunas de sus salidas desde China, como Royal Caribbean o MSC Cruises, mientras que otras optaron por seguir adelante con sus programaciones. (América Latina y el Caribe unen fuerzas en su lucha contra el Coronavirus).

Como consecuencia, diferentes destinos se han negado a que los cruceristas desembarquen en las escalas para evitar contagios, quedando así retenidos en el interior de los buques. Por ejemplo, el pasado 30 de enero, la embarcación Costa Smeralda, de la compañía Costa Cruceros, permaneció bloqueada en el puerto de Civitacecchia (Italia) con 6.000 pasajeros a bordo, debido a que una de las cruceristas (procedente de Macao, China) presentaba síntomas compatibles con el virus. Finalmente, los resultados dieron negativo. Esta situación, sin embargo, se ha repetido en varios destinos:

  • AIDAperla

Santa Lucía prohibió atracar la embarcación AIDAperla, de AIDA Cruises y con capacidad para más de 3.000 personas, en su puerto, debido a que algunos pasajeros sufrían “infecciones en las vías respiratorias superiores”, tal y como manifestó la ministra de Salud del país, Mary Isaac. La embarcación zarpó desde Barbados el 30 de enero y tenía previsto recalar en diferentes destinos caribeños.

  • Westerdam

Filipinas tampoco permitió el desembarco del crucero Westerdam, de Holland America Line. Así, la embarcación se encuentra varada en el Mar del Sur de China, con 2.000 personas retenidas a bordo, a la espera de obtener respuestas desde su próxima escala. El barco partió de Hong Kong (donde estuvo unas seis horas) el pasado sábado, 1 de febrero, con destino Filipinas. Precisamente, el país asiático prohibió el 31 de enero la entrada de cualquier pasajero procedente de China para evitar la expansión del coronavirus. Cabe destacar que Filipinas es el primer país, además de China, en registrar una muerte por este virus.

La embarcación AIDAperla no pudo atracar en Santa Lucía debido a que algunos de sus pasajeros sufrían infecciones en las vías respiratorias superiores

  • Diamond Princess

El Gobierno de Japón, por su parte, ha decidido poner en cuarentena el crucero Diamond Princess, de Princess Cruises, debido a que uno de los pasajeros que viajó en la embarcación el pasado enero presentaba el virus. El hombre, de 80 años, navegó en el buque del 20 al 25 de enero. Al parecer, el crucerista tenía tos un día antes de embarcar, pero no desarrolló fiebre hasta el 30 de enero, justo un día antes de que se confirmara que estaba enfermo.

Por el momento, se desconoce si alguno de los pasajeros actuales coincidió con el enfermo, pero las autoridades japonesas han asegurado que pondrán el barco en cuarentena en sintonía con lo que estipula la ley. El crucero atracó ayer, 3 de febrero, en la ciudad de Yokohama.

Las cuarentenas, unas viejas conocidas

Dentro del contratiempo que supone para los cruceros este tipo de aislamientos, cabe destacar que esta industria es de las mejor preparadas para soportar cuarentenas que convierten los barcos en centros de aislamiento flotantes, debido a su larga experiencia con brotes de norovirus (cuadros de gastroenteritis) que en ocasiones se dan a bordo. De hecho, esta infección que provoca náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal está estrechamente relacionada con la industria, ya que el espacio reducido de los barcos favorece su ya de por sí alta contagiosidad.

Existen protocolos establecidos para el aislamiento, la limpieza y la notificación a las autoridades competentes. Asimismo, también cuentan con protocolos de desinfección de los barcos para su posterior uso. Por ello, la nueva situación del coronavirus, sin dejar de ser preocupante, no coge por sorpresa a estos hoteles en alta mar.

La decisión de CLIA

Ante esta vorágine de acontecimientos, la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés) anunció el pasado viernes, 31 de enero, una medida para evitar contagios: negar el embarque a los pasajeros o tripulantes que hayan viajado desde o a través de la China continental, en los últimos 14 días. Así, muchas compañías reaccionaron cancelando sus rutas o modificando sus itinerarios.

CLIA

Algunas de ellas fueron AIDA Cruises o Costa Cruceros, por lo que los viajeros que hayan estado en China en los últimos 14 días no podrán acceder a sus buques. La primera, además, ha variado el itinerario de Aida Vita, que recalará en Cai Lan (Vietnam) en lugar de en Hong Kong los días 12 y 13 de febrero, en un viaje que arrancará el 2 de febrero y culminará el 23 del mismo mes. Por su parte, los pasajeros de Costa deberán presentar una declaración sanitaria.

Acerca del Autor

Redacción

Agregar Comentario

Clic aquí para comentar