Inicio » Trump, el empresario hotelero que llegará a la Casa Blanca
hotel trump
Estados Unidos Marketing

Trump, el empresario hotelero que llegará a la Casa Blanca

Tras las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, el magnate Donald Trump se convirtió en el virtual ganador, lo que indica que en enero de 2017 llegará a la Oficina Oval, un empresario hotelero cuyo nombre en la industria turística de aquel país, y otros de Latinoamérica, ya es muy familiar.

Diversos analistas políticos, económicos y sociales se han dado a la tarea de tratar de entender, cómo pudo vencer el discurso de xenofobia, racismo y misoginia, sobre el esquema tradicional de la candidata demócrata Hillary Clinton; y la respuesta parece ser sencilla, Trump, como hombre de negocios, sabe arriesgar, ganar y perder; y su candidatura sin duda fue la que parece ser, la más grande apuesta hecha por el empresario.

Heredero de un buen patrimonio forjado por su abuelo y su padre, Donald Trump supo capitalizarlo para hacerlo crecer, encontrando en los bienes raíces la base para crear el imperio, que de acuerdo a la revista Forbes, está valuado en más de cuatro mil millones de dólares.

A partir de la década de los 70, su inversión en el ramo hotelero empezó al rescatar de la banca rota el Hotel Commodore del Grand Hyatt; pero no es hasta ya entrados los 90, cuando florece uno de sus proyectos insignia, la Trump Internacional Hotel and Tower, con complejos ubicados en Columbus Circle, Chicago, Tampa, Honolulu y Toronto.

Su red de hoteles y casinos rebasa fronteras, por lo que cuenta con propiedades en países como Panamá, Brasil, el Caribe, Dubai entre otros. En sociedad con cadenas como Hilton, ha fortalecido su presencia; y también está contemplado entrar en Colombia. De acuerdo al propio virtual presidente, tiene planes de continuar el restablecimiento de las relaciones con Cuba, iniciadas por el actual presidente Barack Obama, y no sólo a nivel político, sino como empresario.

A finales del siglo pasado, Aerolíneas Trump fue la apuesta del magnate por entrar al mercado aéreo de lujo. Negocio que no logró prosperar, y los activos terminaron siendo comprados por US Airways.

Pero uno de los más grandes fracasos, y por el que se cree surgió el discurso de odio hacia México por parte de Donald Trump, fue el desarrollo del Trump Ocean Resort Baja México, el cual no logró ver culminados los 525 departamentos de lujo contemplados, y por lo que el empresario recibió una demanda de varios compradores. Aunque la empresa de Trump se deslindó de responsabilidad, él aseguró en twitter: “Tengo una demanda en el corrupto sistema judicial mexicano que gané y que, hasta ahora, no he podido cobrar. ¡No hagan negocios con México!”

A pesar de ello, de acuerdo a datos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), existen registradas 26 marcas bajo el sello de Trump en nuestro país, sin que a la fecha se haya definido cuándo y qué proyectos se piensen realizar.